sábado, 11 de octubre de 2008

Lo sé: ella ve duendes...

Mora se distrae al comer, mira una de las gatas, intenta agarrar algo que está sobre la mesa. Entre medio, un bocado. Juega, otro bocado. Se le cae algo, otro bocado.

De repente señala algo con el dedito, que supuestamente se encuentra a mis espaldas... lo señala y se ríe. Me doy vuelta, buscando qué es lo que señala y no veo nada fuera de lugar. Es como si Mora fuera cómplice de algo que yo jamás sabré.

Duendes! Los duendes le sonríen, se burlan de esa mamá seria que quiere hacerle comer a toda costa, y Mora se divierte con ellos. Yo sé que, aunque quisiera contarme, los olvidará antes de que pueda poner en palabras lo que ve. Los duendes son muy vivos: jamás se dejarán ver por alquien que pueda hacerles daño.
..

1 comentario:

Nélida Magdalena Gonzalez de Tapia dijo...

¡Qué lindo , me encantaría ver un duende! Mi sobrinito tiene amigos imaginarios, te cuentan lo que hacen, a lo que juegan etc. Bueno esa etapa por la que creo todos atravezamos alguna vez y no recordamos . Besitos Neli ♥