domingo, 12 de diciembre de 2010

Un susto...

Todo empezó en una consulta con el médico por una conjuntivitis. Y en la consulta vomitó. Luego siguió vomitando a la noche, a la mañana y a la tarde, cuando fuimos a la segunda consulta. Ni siquiera el agua retenía. El médico dijo que si seguía así la internaríamos, que tenía que tomar milanta porque era una gastritis.
Pero la gastritis virósica fue más fuerte, y, para que Mora no se deshidratara, tuvieron que ponerle suero. Fue horrible verla sufrir así de nuevo... como cuando le cosieron la cabeza la vez que se lastimó al caer de la cama.
La verdad que las dos noches de hospital no fueron muy cómodas para dormir, pero al menos dormimos, no como las dos noches anteriores!

Y en el hospital Mora se portó muy bien: si bien a veces se quejaba de la aguja, no forcejeó y se dedicó a ver dibujitos en la tele y a jugar con las cosas que le llevamos: bloques, rompezabezas, cuentos...
Y fue un susto que pasó: le dieron el alta y, tras unos días un poco delicada, medio caída, volvió al jardín y a las macanas.

No hay comentarios: